//La renovación de contenidos en el aula debe ser ahora

La renovación de contenidos en el aula debe ser ahora

Los avances tecnológicos, las responsabilidades que hemos asumido como ciudadanos en el cuidado del medio ambiente, las habilidades que hay que desarrollar para tener un buen desempeño en el mundo corporativo actual ¿son temas que se abordan en las bases de la educación de hoy? ¿Preparamos a nuestros niños para ese futuro?

La educación chilena no ha presentado grandes cambios, en su fondo y forma, desde hace por lo menos 80 años. Seguimos con la misma estructura, los mismos contenidos (cambian sólo los nombres de las asignaturas), los mismos espacios y una cantidad similar de alumnos por clase. Probablemente esta forma fue muy fructífera para el Chile de los años 50, pero el escenario cambio en 180° grados, porque entre otras cosas la cantidad de profesionales aumentó considerablemente y por lo tanto el nivel de competencia también. Entonces, es fundamental entender que las temáticas que necesita saber un profesional para tener un óptimo desempeño hoy en su lugar de trabajo, son infinitamente distintas a las que necesitaba un profesional de antaño. La pregunta que surge es ¿Cuáles de los contenidos que se entregan hoy, entregan la base para los profesionales de ese futuro que cambia vertiginosamente?.

El profesor español, Diego Santos, en su blog sobre Educación del Futuro, contempla varias características que se deben abordar en educación y que permitirán a ese futuro profesional desarrollarse íntegramente. Algunas de ellas son: actitud, valores, vocación, habilidades, experiencia,  curiosidades y adaptación. Ya que cada uno de ellos contempla un valor fundamental que tenemos los seres humanos, que es nuestra individualidad.  Cada uno de nosotros tenemos capacidades, fortalezas, habilidades, expectativas distintas y para él es crucial que este valor sea considerado en la educación de los próximos años.

Asimismo, Felipe Donoso, profesional de la educación, expuso en febrero pasado en una columna de emol: “La educación del mañana debe apuntar a los tipos de inteligencia múltiple. Es decir, verbal o lingüística; musical o rítmica; interpersonal; intrapersonal; naturalista; corporal-kinestésica (estudia el movimiento humano); visual, espacial y matemático. Es crucial tener presente que las personas son todas diferentes y las escuelas deben brindar las mismas oportunidades de aprendizaje a cada uno de nuestros estudiantes. Es recién ahí donde podríamos empezar hablar de igualdad o equidad en la educación”

Por supuesto que de este desafío deben ser parte los futuros docentes, desde su formación. Probablemente el contenido y  práctica de sus materias también debe evolucionar, para poder abordar estos temas con propiedad y conocimiento.

Sólo nos queda preguntarnos ¿Están nuestras autoridades y docentes dispuestos a generar este cambio de paradigma?

Fuentes:

 

2018-07-31T15:40:22+00:00 17 julio, 2018|Blog|Sin comentarios